une œuvre qui se construit pas à pas et pièce à pièce

La economía de la funcionalidad

La economía de la funcionalidad es un modelo comercial emergente que ofrece una alternativa creíble para las empresas que desean formar parte del desarrollo sostenible.

¿Sobre qué?

La economía de la funcionalidad es un elemento esencial de la visión de la transición ecológica, energética y social de ADEME. Acompaña a los cambios económicos de la economía circular.

La economía de la funcionalidad establece una nueva relación entre la oferta y la demanda que ya no se basa únicamente en la simple venta de bienes o servicios. La contratación se basa en efectos útiles (beneficios) y la oferta se adapta a las necesidades reales de las personas, las empresas y las comunidades, así como a las cuestiones relacionadas con el desarrollo sostenible.

Por ejemplo, estamos pasando de la venta de calderas y energía a soluciones para el confort térmico y la eficiencia energética, de la venta de compresores industriales a soluciones para el suministro de aire comprimido y la eficiencia energética, de la venta de productos alimenticios a soluciones para una alimentación sana y la preservación de la salud.

Este nuevo modelo de negocio representa un verdadero cambio de cultura, pasando de la lógica transaccional inmediata entre un proveedor de productos y su cliente a un contrato de confianza que puede evolucionar a largo plazo y que requiere una relación verdaderamente personalizada y estrecha con el beneficiario.

En términos más generales, este modelo económico induce transformaciones profundas en los modos de producción y consumo : consumo sin propiedad de bienes, inversión estratégica en los recursos intangibles de la empresa (desarrollo de las competencias de los empleados, gestión cooperativa, etc.), desarrollo de la reutilización y reparación de bienes, ingresos vinculados a los efectos útiles, distribución equitativa del valor entre los socios de la cadena de suministro, nueva gobernanza, etc.

Constituye un nuevo punto de referencia para el desarrollo sostenible de los territorios y conduce a la puesta en marcha de ecosistemas territoriales cooperativos en los que participan empresas, autoridades locales y asociaciones de ciudadanos. Estos ecosistemas articulan la dinámica empresarial y el desarrollo territorial. Véase la nota «  Desarrollo sostenible de los territorios : el camino de la economía de la funcionalidad y la cooperación  » que describe la teoría de este modelo, las diferentes etapas del enfoque y las primeras acciones concretas en los territorios.

Para saber más sobre esto

  • ADEME produjo en 2017 con la empresa ATEMIS una visión prospectiva sobre la economía de la funcionalidad para 2050. El estudio explora las tendencias fuertes y las señales débiles que conducen a escenarios contrastantes, el posible camino hacia la visión y las condiciones para su despliegue. La prospectiva se completa con el análisis de los primeros territorios y empresas que participan en la economía de la funcionalidad.